Usted está aquí

CAEA y Landaluz impulsan la acción social en la cadena agroalimentaria

28/11/2017

El 5º Foro de la Empresa Agroalimentaria y de la Distribución “La responsabilidad social en la cadena agroalimentaria”, organizado por LANDALUZ (Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía) y CAEA (Confederación Andaluza de Empresarios de Alimentación y Perfumería), se ha desarrollado en la sede de la Fundación Cajasol de Sevilla con la asistencia de más de cien empresarios de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, con el objetivo de impulsar y poner en valor las actuaciones de acción social que tanto la industria agroalimentaria como la distribución comercial están desarrollando. 

El acto fue presentado por el secretario general de Agricultura y Alimentación de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rafael Peral, y clausurado por el consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, Javier Carnero.

Rafael Peral, afirmó que la futura Ley de agricultura de Andalucía “está contando con un alto grado de participación en su fase de elaboración, y es una ley que mira al futuro con responsabilidad social y sostenibilidad, buscando un mayor equilibrio de la cadena de valor, para lo que se trabajará conjuntamente con los sectores empresariales a través de códigos de auto regulación en materia de desperdicio alimentario y donación de alimentos, siguiendo las directrices comunitarias”.

Por su parte, el consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, Javier Carnero, animó al sector comercial a afrontar “de forma colectiva” los cambios que está generando la nueva era digital en esta actividad. Es más importante que nunca la reorientación del sector frente a estos cambios, de forma que sirva de eje para su afianzamiento y la creación de empleo”, ha añadido el consejero, que ha garantizado el respaldo del Gobierno andaluz para apoyar a un sector “estratégico” en su necesaria transformación digital para que “siga contribuyendo al crecimiento económico andaluz y desarrollando su alto potencial para la creación de empleo”.

Por la vertiente empresarial, el presidente de CAEA, Luis Osuna, destacó que “sin responsabilidad y acción social la cadena agroalimentaria no es sostenible, y esta sostenibilidad tiene que ser integral, desde la producción al consumidor final, tanto desde el punto de vista medio ambiental, como territorial, urbanístico, económico y, por supuesto, también social”. Asimismo, incidió en la necesidad de “renovar los consensos dentro del sector comercial andaluz y dotar al modelo de la suficiente flexibilidad para poder competir con las nuevas realidades y canales de venta, apoyando al comercio presencial y de proximidad en todas sus formas y dimensiones para acometer la necesaria transformación digital”.

Además, el presidente de Landaluz, Álvaro Guillén, expuso el ejemplo de Andaluces Compartiendo, una iniciativa puesta en marcha con Fundación Cajasol, como una herramienta de Responsabilidad Social Empresarial, en la que las empresas donan alimentos para ayudar a las personas más necesitadas, destacando que “ya hemos superado los 2.000.000 de kilos de alimentos donados, ayudando a más de 85.000 familias”. Además, señaló que “las empresas deben ser partícipes del desarrollo de su entorno más próximo, convirtiéndose en actor directo”.

KPMG, a través de su socio responsable en Andalucía, Nicolás Sierra, y su director de auditoría en España, José Antonio Gómez, presentaron el III Estudio del Sector Agroalimentario de Andalucía. Nicolás Sierra destacó que “el conjunto del sector ha aumentado sus beneficios, en línea con la tendencia ya observada en 2015. Este hecho refleja el incremento de la eficiencia y la competitividad, como principales palancas en la estrategia de las compañías andaluzas”.

El proyecto “El comercio no tiene desperdicio”, desarrollado por CAEA en colaboración con la Obra Social “La Caixa” y consistente en una campaña contra el desperdicio alimentario y el fomento de la donación de alimentos, fue expuesto por Luis Osuna, presidente de CAEA, dando paso al director general de ASEDAS, Ignacio García Magarzo, que abordó en una ponencia el tema de la responsabilidad social dentro de la distribución comercial. García Magarzo resaltó que “la distribución comercial realiza una importante contribución social a la cadena agroalimentaria”, añadiendo que “cualquier ciudadano tiene un supermercado de proximidad a un máximo de diez minutos andando, en un mercado muy competitivo que permite al consumidor elegir entre una variada oferta, con precios seis puntos por debajo de la media europea en el comercio de alimentación”. “Por lo tanto -concluyó-, la cadena es muy eficiente y productiva y los consumidores pueden beneficiarse de ello”.

El acto ha concluido con el agradecimiento de Álvaro Guillén, presidente de LANDALUZ, tanto a los asistentes como a los colaboradores, destacando la participación de CESCE, Montero Aramburu Abogados, Fundación Cajasol y KPMG. 

Se adjunta III Informe del sector agroalimentario de Andalucía.